¿Cómo está tu relación con tu pastor? Pablo Villegas


Es vital entender que la relación con nuestro pastor nos ayudará en nuestro ministerio, en nuestra vida espiritual y en nuestro crecimiento como hijos de Dios. ¿Quieres crecer en tu servicio a Dios? ¿Cómo está la relación con tu pastor?


En esta enseñanza veremos 2 Corintios 11. 1-4.


Desde el capítulo 3 el apóstol Pablo empieza a hablar sobre su amor y corazón para con los hermanos. Además, va a hablar sobre los falsos profetas y falsos maestros quienes están desacreditando al siervo de Dios y el problema fundamental es que ellos están prestando oído a estos falsos maestros. El problema era que los hermanos de Corinto estaban del lado de esto falsos maestros y no de Pablo quién los cuido y los alimentó con la Palabra.


Entonces, lo que vemos en el versículo 1 es un extremo del ruego de Pablo para que los hermanos se pongan de su lado y no del lado de los falsos maestros. Esto por el amor que él les tenía.


En 2 Corintios 11. 1 dice: "Ojalá me toleraseis un poco de locura, sí, toleradme".

Entonces él empieza hablando sobre este malestar y llega a ese punto, es difícil pensar en un pastor que llegue a hacer esto, lo más probable es que no lo haga.


Pablo no quiere caer en jactancia ni en reclamos, pero quiere mejorar su relación de amor con los hermanos. En Hebreos 13. 7 dice: "Acordaos de vuestros pastores , que os hablaron la palabra de Dios, considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe". Entonces a lo que nos exhorta la Biblia es a poner amar y seguir el ejemplo de nuestros pastores.


Todo creyente que crece saludablemente, que es comprometido, y que esta sirviendo, normalmente es un creyente que tiene una buena relación con su pastor, pero los corintios no la tenían.


EL CELO DE TU PASTOR.

2 Corintios 11. 2: "Porque os celo con celos de Dios, pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo".


En el caso de los corintios Pablo está diciendo en el versículo 1 "voy a hablar como un loquito, tolérenme un poco, por favor", esto porque quería mostrarles el amor que él tenía por ellos. Él quería mostrar el celo que tiene un pastor. Este celo que cada pastor debe tener, un celo por la obra, un celo por las misiones, pero también un celo por los suyos.

Ahora bien, debes entender que el pastor no lo sabe todo, y que puedes compararlo con muchos, pero sea lo que fuere, siempre estará a tu lado e intentará o estará disponible para una relación cercana contigo como Pablo con los corintios. Pablo muestra que este celo es un celo que viene de parte de Dios y que es bueno.


Él esta diciendo en este versículo, que él les presento un evangelio sano y puro, pero los judíos estaban haciendo de todo para mostrarles otro evangelio. Por eso su preocupación, por eso la "bondad" de este celo. Es por esto que debemos recordar y amar a nuestros pastores porque, según el versículo, ellos nos han dado el evangelio correcto y nos han llevado como a esposas santas y puras ante Cristo.


Hermanos debemos recordar que no debemos pensar o admirar más a algún otro pastor que al nuestro porque... ¿Quién nos discipuló?¿Quién nos bautizo? ¿Quién tocaba puertas para encontrarte y animarte? Fue él y no otros. Él te entregó este evangelio puro y sano para que lo comprendieras y creyeras.


Sé agradecido porque él te ama, no te aísles, no digas "no estoy de acuerdo con esto o no estoy de acuerdo con aquello" sino di: "Estoy de tu lado".


Cada pastor que en la actualidad está haciendo grandes cosas por Dios son personas que estuvieron junto a su pastor y que su pastor cuidó de ellos con un celo santo.


EL TEMOR Y PREOCUPACIÓN DE TU PASTOR.

1 Corintios 11: 3: "Pero temo que como la serpiente con su astucia engaño a Eva, vuestro sentido sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo".


Pablo dice TEMO, está preocupado porque así como satanás engañó a Eva, así el diablo engaña a la iglesia, Pablo dice: "Estoy preocupado porque están siendo engañados".

Ahora bien, si tu eres seminarista, líder y has sido o estás siendo exhortado o regañado ¿sabes que significa? Que tu pastor te ama, que está preocupado o tiene temor y que quiere cuidarte, porque quizás puedes estar siendo engañado o desviado. Literalmente, si al pastor no le interesas, no te corregirá, no te hablará, no le importarás.


Tus sentidos pueden ser extraviados, según lo que dice el versículo, por eso tu pastor está preocupado por ti. El celo que tu pastor tiene por ti, no nace de un sentimiento egoísta sino en realidad de un celo preocupado, un pensamiento en tu pastor, sobre qué es lo mejor para ti.

¿Sabes quién va a llamarte? ¿Quién va a estar preocupado por ti? Tu pastor.


EL RESPETO Y LA ADMIRACIÓN A TU PASTOR.

2 Corintios 11. 4: "Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis".


Lo que Pablo está diciendo es que a los falsos maestros los de corinto sí los toleran, por eso Pablo en el versículo 1 pide que lo toleren un poco a él.


Debemos tener en cuenta que muchas veces podemos caer en lo mismo, toleramos a otro pastor, amamos sus predicaciones y su forma de trabajar, pero no toleramos al nuestro, no amamos las predicaciones del nuestro. A veces nuestra actitud puede ser de indiferencia para nuestro pastor pero para otros pastores es diferente.


Regresamos a la pregunta ¿Quién nos predicó del verdadero evangelio? Los falsos maestros les estaban predicando de otro Jesús, de otro evangelio y no del verdadero, pero a pesar de eso ellos estimaban o eran más considerados con ellos que con Pablo ¿Cómo estás respondiendo tú?


Para llegar a algunas conclusiones:

  1. Sometámonos a nuestro pastor: Tengamos una buena actitud, Dios ha puesto a los maestros y pastores a fin de perfeccionar. ¿Quieres crecer? Sométete a sus enseñanzas.

  2. Aprende de sus consejos: Hermanos, los graduados son los que entienden esto, porque al inicio no lo entendemos, pero hazle preguntas a tu pastor ¿Qué tengo que hacer?¿Cuál es el siguiente paso? Es muy necio de nuestra parte tener un grupo de pastores cerca y seguir sin saber qué hacer, quizás es porque somos malos discípulos, malos aprendices. Aprendamos a acercarnos y decir "Quiero aprender".

  3. Reconoce a tu pastor: A veces por novedad llega un pastor nuevo a tu iglesia o a predicar y quizás es algo nuevo para nosotros, pero el que ora con lagrimas, el que te alimenta y el que está preocupado por ti es tu pastor. Dejemos de decir "Mi pastor no me llama", llámalo tú "Aquí no crezco" dejemos de quejar, empecemos a agradecer.

ESTO ES UN EXTRACTO DE LA PREDICACIÓN DE NUESTRO PASTOR PABLO VILLEGAS EN LA CAPILLA DEL SEMINARIO BAUTISTA MACEDONIA.

118 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo