top of page

Hazte cargo de ti mismo



“No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos.” 1 Timoteo 4.14-15

No hay duda que cuando el evangelio llega a una persona no trae, o no debería traer, ligereza de pensamiento o de vida, el evangelio no nos vuelve personas cómodas, ni tampoco desinteresadas por el contrario lo que hace es todo lo opuesto, cuando el cristianismo llega trae un peso y una carga a nuestras vidas, si has entendido el evangelio sabes todo lo que este demanda, sabes todo lo que encierra Jesús y el evangelio, y por lo tanto esto trae una carga por las personas y su pecado, no solo por los no creyentes sino también por los creyentes y las luchas que tienen con sus pecados. Esto nos lleva al punto de poder pensar en cuán grande responsabilidad tenemos los cristianos ante Dios y ante las personas, y por lo tanto debemos entender la importancia de seguir creciendo para ser de ayuda a otros.

Jordan Peterson escribiendo a un público secular les dice esto: “Vivimos dentro de un contexto que define el presente como eternamente incompleto y el futuro como eternamente mejor. Si no contempláramos las cosas de esta forma, no actuaríamos de forma alguna. Ni siquiera seríamos capaces de ver, porque para ello hace faltar enfocar y, para enfocar, hay que seleccionar un elemento de entre todos los demás” Ese hombre entiende cuán importante es lo que tú estás haciendo ahora para el futuro, ¿Cuánto más nosotros los cristianos, que sabemos que las cosas que hagamos aquí tendrán un efecto inmenso en la eternidad? Esta responsabilidad demanda en nosotros el que podamos crecer para así ser mucho más eficaces en los que hacemos y Dios nos use para su gloria. A partir de todo esto nosotros deberíamos estar creciendo cada día, básicamente, deberíamos estar en uno de los 5 siguientes puntos de los que estaremos hablando. Piensa y observa en qué punto estas tú y te animo a que pases tus días haciéndote cargo de ti mismo en tu crecimiento y de esta forma vayas al siguiente punto.


1. La responsabilidad del crecimiento

Hay un patrón muy común en los ministros y no solo en ellos sino en cada joven y cristiano en general con relación a si están creciendo o no. Muchas veces cristianos, líderes y ministros no están haciendo esto, y viven una vida descuidada, quejan por cómo están sus vidas y sus ministerios, pero quizá una de las razones principales sea porque no están creciendo o no lo están haciendo de manera adecuada. Si tú eres uno de ellos, solo quiero recordarte que Dios nos llama a través de su palabra a que te hagas cargo de ti mismo, a que veas cuán importante es que tú puedas crecer en lo que sea que tu hagas.


Solo quiero que puedas ver que quizá la poca efectividad que tengas en tu vida o ministerio no sea la culpa de otros sino la tuya, cuando Pablo le está escribiendo a Timoteo en 1 Tim 4.14- 15 él le dice: “No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos”. Pablo le estas diciendo a Timoteo: hazte cargo de ti para que el don que Dios te ha dado sea aprovechado y esto sea de manifiesto a todos. Dios te ha dado vida, pero no para que sea una vida absurda y sin sentido, con acumulación de bienes o cosas terrenales sino para la eternidad, piensa en esto, si Dios ya sabe el día en que morirás, esto quiere decir que Dios ya tiene en mente cuantos días vas a vivir, si tú eres consciente de esto debes ser consciente que mientras dejes que un día pase es un día menos que tienes para empezar a crecer y ser de utilidad para el reino. ¿Cuántos valiosos días que Dios te dio está perdiendo mientras no te decides a crecer y aceptar a tu responsabilidad?

2. Siendo intencional al crecer

Ahora bien, si tú sabes que debes crecer, que esperas para decidirte a crecer, el crecimiento no es al azar, no crezcas por los golpes que puedas tener en la vida, es evidente que hay golpes que si te harán crecer y son necesarios, pero no todos. Entonces es necesario que tú seas consciente de que tu crecimiento no se producirá de la nada, es necesario que seas consciente e intencional en este proceso, John Maxwell lo diría de esta forma: “Las personas están ansiosas por mejorar sus circunstancias pero no están dispuestas a desarrollarse a sí mismas; por tanto, permanecen atadas”.

El músico Bruce Springsteen comentó: “Llega un momento en que tienes que dejar de esperar al hombre en el que te quieres convertir y comenzar a ser el hombre que quieres ser”. Es tu decisión, deseas crecer, debes hacer algo por crecer.

3. Creciendo de manera inteligente

Es de igual importancia este punto, un ejemplo de esto es que muchas personas quieren desarrollarse y una de las cosas que ayudan en este punto es el aprendizaje a través de la lectura, imagina a una persona queriendo y siendo intencional al crecer en el conocimiento de la filosofía analítica, pero esta personas se dedica a leer mucho sobre filosofía continental (que es la rama más conocida de la filosofía) ¿Crecerá en lo que quiere crecer?¿Será efectivo en los debates que tendrá? Este es, entre muchos otros ejemplos, de cómo la mayoría de personas intenta crecer pero no tiene un método o estrategia, aún si esta persona leyera sobre filosofía analítica y no tuviera un sistema o proceso por el cual su conocimiento pueda crecer y sea efectivo en lo práctico, no crecerá.

Jordán Peterson relacionado a esto dice: “Fracasamos, o pecamos, cuando no lo conseguimos (puesto que la palabra «pecado» se relaciona etimológicamente con la idea de no alcanzar el objetivo). No podemos navegar sin un objetivo al que dirigirnos y, mientras estemos en este mundo, tenemos que seguir navegando”, en otras palabras él está diciendo que debemos pensar en cómo actuar para crecer y ver el mapa que seguiremos. Solo espero que sea de ánimo para ti y que busques crecer de manera inteligente. ¿Estás siendo inteligente al crecer?

4. El desánimo en el crecimiento

En el proceso inteligente e intencional del crecimiento habrán dificultades y o desánimos. Estos principalmente por dos cosas: el miedo a cometer errores y, a la comparación con otros y con el futuro.

Muchas veces el desánimo es causado por la comparación que hacemos con otras personas, mientras vayas creciendo y tu visión sea mucho más amplia, te darás cuenta que siempre habrá alguien mejor que tú, esto es bueno y nos mantiene humildes, pero puedes convertirlo en algo malo, al desanimarte por esto, dejas de avanzar dejas de crecer. Recuerda que la verdadera competencia no es con otros sino con uno mismo, mira y fíjate como eras antes ¿Has mejorado? ¿Eres hoy mejor de lo que eras ayer? Esa es tu verdadera competencia.

La comparación con el futuro está bien descrita con lo que Jordán Peterson dice: “Puesto que siempre comparamos lo que es con lo que podría ser, siempre tenemos como objetivo lo que podría ser. Pero a veces ese objetivo queda demasiado alto, o demasiado bajo o es demasiado caótico. Así pues, acabamos fracasando y vivimos decepcionados, incluso cuando a los demás les da la impresión de que nos va bien. ¿Cómo podemos aprovechar nuestra capacidad imaginativa, nuestra habilidad para mejorar el futuro sin estar permanentemente menospreciando nuestras vidas presentes, que se quedan tan cortas y nos resultan de tan poco valor?” No te desanimes mirando al futuro diciendo y pensado en lo que “podrías ser”, piensa en lo que eres el día de hoy.

Y finalmente el miedo a cometer errores, John Maxwell diría lo siguiente: “Crecer puede resultar una empresa complicada. Significa admitir que no tiene las respuestas; requiere cometer errores; puede hacerle parecer necio, y eso no es algo que a la mayoría de las personas les guste. Pero ese es el precio de la admisión si quiere usted mejorar”, los errores o caídas nos enseñan, aprende a aprender de ellos.


5. Esfuerzo y constancia

El crecimiento nunca termina, no creas que hay una fecha en la que lo sabrás todo o terminaras de crecer, el crecimiento es constante, crecimiento es persistencia. No solo esto si no esfuerzo y dedicación.

Todo comienza con la preparación. Desgraciadamente, eso requiere tiempo. Pero esta es la buena noticia. Como dijo Jim Rohn: “No puede cambiar su destino de la noche a la mañana, pero puede cambiar su dirección de la noche a la mañana”.

69 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page